portada_coral

Directores antiguos

perfil-maximo-gomez-pulgarin

El Director Don Máximo Gómez Pulgarín, nació en Granja de Torrehermosa (Badajoz), hizo su carrera musical en el Cuerpo de Bandas de Música Militares en el Arma de Infantería y al finalizar el Movimiento Nacional el año 1939, obtuvo por oposición, la dirección de la Banda Municipal de Música de Lucena, con categoría de primera clase.

Reorganizada dicha Banda y bajo la experta batuta del Maestro Gómez Pulgarín, nuestra Banda Municipal de Música consiguió grandes premios y aplausos en Concursos y conciertos, como anteriormente, los había conquistado con el extraordinario y recordado Maestro Gordillo.

Sobre los años 40, contrajo nupcias con una gran lucentina. Como era profundamente religioso, gozaba de la amistad y cariño de los sacerdotes, religiosos y religiosas de Lucena, colaborando desinteresadamente en funciones y cultos en honor de nuestra Patrona y de los Titulares de las Parroquias y Conventos lucentinos. Tras la intervención en la Coronación de Nuestra Patrona la Virgen de Araceli y el auge que, a partir de entonces tuvieron los años sucesivos, los cultos en honor de la misma, fue llamado, junto con el Maestro Chicano, por la Junta de Gobierno de la reinstaurada Cofradía de María Santísima de Araceli, para formar un Coro de personas aficionadas y con las imprescindibles cualidades, para intervenir en la fiesta y novena de la Virgen. Así nació LA CORAL LUCENTINA en el año 1956, en el que se cantó la “Misa Primera Pontifical”, de Perossi, a tres voces mixtas (Tenores, bajos y tiples), bajo la dirección de Don Máximo y con el Maestro Chicano al órgano, el día de la Virgen de Araceli, e interpretando piezas escogidas, polifónicas, en la Novena. Don Máximo se hizo cargo de los ensayos de los tenores y de los ensayos de los niños que cantaban la parte de tiples; y, el Maestro Chicano, de los ensayos de los bajos.

Como el éxito fue extraordinario y se recibió la felicitación de la Junta de Gobierno de la Cofradía y de los lucentinos, se continuó con la Coral en años sucesivos, no sólo ya en los cultos de la Virgen de Araceli, sino también en otras fiestas religiosas, Primeras Misas de Sacerdotes lucentinos, etc.

Fue Don Máximo el que hizo los arreglos y partituras correspondientes para interpretar con orquesta, formada por músicos de la localidad, algunas misas, entre ellas la “Hoc est corpues meum”, de Perossi, que fue un éxito rotundo.

A los pocos años de la Coral Lucentina, debido a sus obligaciones, se retiró de la dirección de la misma, quedando solo el Maestro Chicano, durante otros pocos años, ayudado éste por su hijo Fernando, aún muy joven. Aunque, Don Máximo cesó, por jubilación, en su actividad musical, nunca dejó de seguir con interés la trayectoria y auge de la Coral Lucentina, hasta que murió hace varios años.

perfil-fernando-chicano-muñoz

D.Fernando Chicano Muñoz. En el año 1955 existían en nuestra ciudad, Lucena, además de la Sociedad Lucentina de Conciertos, la Orquesta Clásica Lucentina, la Rondalla del instituto Laboral y la Coral Santa Cecilia de donde nació la que ahora nos ocupa.

Por este año, dirigió un pequeño coro en los Cultos en honor a Nuestra Señora de la Soledad, que se amplió celebrándose la función religiosa en la fiesta de la Patrona de la Música y posteriormente un concierto en el ya desaparecido Teatro Principal.

Después, la colaboración de D. Máximo Gómez Pulgarín, director de la Banda Municipal de Música. Un gran número de miembros de la Junta de Gobierno de la Cofradía de la Virgen, entre ellos, D. Abundio Aragón Serrano, D. Manuel González Aguilar y D. Antonio García Molero entre otros, mostraron su interés y complasencia, asistiendo a los ensayos para las Fiestas de Nuestra Patrona María Santísima de Araceli.

Y así el primer domingo de mayo de 1956 la coral lucentina cantó a la Virgende Araceli “LA SEGUNDA PONTIFICAL DE PEROSSI”, por la que recibió la calurosa felicitación de la Junta de Gobierno quien lo haría por escrito en un tono muy elogioso. A partir de entonces, y gracias al reconocimiento a todas las horas de ensayo, empezaron los desplazamientos a los pueblos del entorno (Cabra, Montilla, Rute, …) participando en actos religiosos, e incluso se realizó un desplazamiento a Málaga en el que la Coral hizo la ofrenda de su canto ante los pies de la imagen de Nuestra Señora de Araceli, devoción arraigada en la Capital de la Costa del Sol cuya Cofradía Filial propaga con dedicación y orgullo.

También fue invitada para actuar en el pregón de las Fiestas de mayo de 1958 organizada por el Excmo. Ayuntamiento.

La Coral, que se creó principalmente para cantarle a la Virgen de Araceli, lo ha hecho ininterrumpidamente desde 1956, a excepción del año 1968 (por causas ajenas) cuyo acto corrió a cargo de un Coro de Hornachuelos.

La Coral siempre participaba para organizar giras campestres, romerías, ganando un año, un primer premio de carrozas con motivo de la subida de Nuestra Patrona a su Santuario de Aras.

Desde su fundación, estuvieron con D. Fernando Chicano Muñoz al frente de la Coral D. Máximo Gómez Pulgarín y Fernando Chicano Martínez y a partir del año 1972 se hizo cargo de la dirección D. Antonio Villa Alvarez de Sotomayor, renovándose la Coral que va rejuveneciéndose y contagiando del entusiasmo a viejos y nuevos, hombres y mujeres, que a base de sacrificio se enriquecen musicalmente ensanchando su campo de acción y ganando premios y galardones que le llevarán a actuar en París, en el Palacio de Bercey, representando a nuestra nación en la Final Mundial de Canto Coral.

perfil-fernando-chicano-martinez

D. Fernando Chicano Martínez inicia los estudios musicales de piano y violín con su padre, continuándolos en el Conservatorio de Córdoba. Simultanea estos estudios con los de Magisterio, carrera que termina en 1966. Dos años más tarde obtiene el Título Superior de Piano con Premio Fin de Carrera. Diplomado en Pedagogia Musical en el III y IV Curso Nacional ORFF-SCHULWERK, por la Academia Mozarteun de Salzburgo 1982-85.

Está vinculado a la Coral desde sus inicios, cantando primero como tiple y después como Barítono y Bajo. desde el año 1960, en que D. Máximo Gómez deja la Coral, su implicación con la misma es total, tanto en la Dirección como de Organista. Junto con su padre se reparte las tareas tanto en los ensayos por voces como en los generales. En el año 1965 compone la 1ª Misa en castellano en honor de Mª Stma. de Araceli, Patrona de Lucena y del Campo Andaluz, Misa que estrena la Coral Lucentina en las Fiestas de Mayo de 1966. Compone también para la Coral, Salves, Ave Marías, y diferentes motetes. En el año 1972, y por incompatibilidad con su trabajo, no puede atender las obligaciones de la Coral, dejando esta, en manos de Antonio Villa.

lucena_city_of_music
calendario-de-eventos